La apuesta por la movilidad sostenible a medio y largo plazo pasa, sin lugar a duda, por la educación de los futuros ciudadanos. Ellos son, además, los que más sufrirán, y sufren, los problemas derivados de la contaminación del aire si no ponemos remedio pronto.

Como dice la DGT: «La educación, como no puede ser de otro modo, es una herramienta a considerar, una fuente de cambio que sirve para promover la reflexión desde edades tempranas».

Se puede hacer mucho con los niños y niñas desde los colegios y las instituciones: desarrollo de programas y acciones a través de las Consejerías de las Comunidades Autónomas, de los Proyectos Educativos de los colegios, AMPAS, Municipios y Ayuntamientos.
  • 1.- Uno de los proyectos pioneros en educación en movilidad fue el Proyecto Europeo «El Juego de la Serpiente». El objetivo de este juego es lograr que los desplazamientos de los escolares sean más sostenibles. Comenzó en Flandes (Bélgica) en 2014 y ya participan 19 países y 1.192 centros educativos. En España este juego lo coordina la DGT y participan más de 100 colegios.

A nivel europeo calculan que ha supuesto un ahorro de 2.458.853 km en desplazamientos en coche y una reducción de 397 TM (Toneladas Métricas) de CO2.

  • 2.- Otro de los proyectos más fuertes a nivel europeo y español es el Proyecto STARS (Sustainable Travel Accreditation and Recognition for Schools). Con este proyecto escolar se pretende fomentar la autonomía de la infancia en la ciudad, promover el compromiso de los jóvenes con el espacio público y ahorrar emisiones contaminantes.

Para STARS «la presencia de niños en las calles es parámetro de calidad de la vida urbana».

 

¡Cómo lo consiguen? Realizando actividades de promoción y sensibilización de los desplazamientos activos: bici-bus, pedi-bus, exposiciones, talleres, bicicletadas, concursos, arañas de movilidad, integrando la movilidad en el currículo educativo, grupos de trabajo de profesores y expertos en movilidad, urbanismo, salud y educación…

Según el Proyecto STARS, en 2018, el 55% de los escolares fue andando, en patinete o skate; el 32% en coche; el 6% en transporte público; el 4% en coche compartido y el 3% en bicicleta.

  • 3.- Del Reino Unido llega la iniciativa Park and Stride. Pensada para los padres y/o alumnos a los que les es imposible llegar al colegio si no es en coche, esta fórmula propone establecer espacios seguros a una distancia suficiente de los colegios para que los padres dejen allí a sus hijos y estos caminen hasta sus centros. Así se consigue que hagan ejercicio y descongestionar de humos nocivos las entradas de los centros escolares.
  • 4.- Park(ing) Day, es una propuesta que surgió en San Francisco en 2005 y que en España replican cada tercer viernes de septiembre varios colegios, asociaciones… La idea es reclamar un cambio de diseño en las ciudades y concienciar de lo que se puede conseguir cuando cambiamos el uso de una plaza de aparcamiento en la calle por cualquier otro uso: un jardín, un espacio con bancos, un lugar para hacer yoga, un ajedrez gigante, etc.

¿Qué ventajas ofrece a la ciudad que los jóvenes se muevan de otra manera? ?Y qué beneficios al centro educativo, a los niños y niñas y sus padres?

Según datos de STARS:

  • Desarrollo cognitivo-motriz. Los estudios apuntan a que el alumnado que llega al colegio haciendo ejercicio físico aumenta el rendimiento escolar.
  • Prevención de enfermedades. Respiran menos humos y hacen ejercicio.
  • Escuela de ciudadanía. Los desplazamientos autónomos consiguen que interactúen más con iguales. Ampliar el juego no reglado aporta experiencias al grupo y lleva a aumentar la capacidad de observación crítica.

Pin It on Pinterest