Además de las apps que ya se han instalado en nuestro día a día como Car2Go, Wible, Quickly, Movo, Bicimad… hay otras nuevas tecnologías que pueden ayudar a convertir nuestra movilidad urbana en inteligente y sostenible.

Las nuevas tecnologías llevan años revolucionando todo lo que tocan. Y la movilidad no iba a ser menos.

¿Sabías que la mayor parte del tiempo los coches privados están aparcados? ¿O que en la mayoría de trayectos sólo va una persona con lo que eso supone de exceso de consumo de energía y de ocupación del espacio?

Desde las empresas e instituciones se lleva un tiempo tomando medidas (con el plan MOVES como telón de fondo). Por ejemplo, implementando apps desde las propias compañías que facilitan que los empleados puedan compartir sus viajes al trabajo con otros compañeros.

Información es poder:

La población se concentra cada vez más en los grandes núcleos urbanos. Según previsiones de la ONU, en 2050, un 70% de los habitantes del planeta habitará en las grandes ciudades.

Planificar urbes más habitables, en términos medioambientales y de salud, es urgente. La conectividad puede ayudar: sensores y cámaras instaladas por la ciudad para ayudar a conductores y peatones con información sobre la situación del tráfico; el uso del Big Data en el control de flotas para optimizar la última milla; nuevas apps que ayuden a los ciudadanos a moverse diferente como Wondo de Ferrovial o Chipi, que son comparadores de transporte compartido: según el viaje que quieras realizar te recomienda y dirige a la compañía que mejor te vaya, ya sea coche, moto o patinete.

Proporcionar a la gente información personalizada sobre sus opciones de viaje puede animar a que se muevan de manera más sostenible. La multimovilidad o intermovilidad nos permitirá hacer un trayecto combinando varios medios de transporte. Por ejemplo: uso mi coche hasta un aparcamiento disuasorio, cojo el tren de cercanías o un coche compartido, después me bajo y alquilo un patinete hasta mi centro de trabajo.

Con los sistemas C-ITS (Sistemas de Transporte Inteligentes Cooperativos), regulados por la Comisión Europea, los vehículos ya no existirán de forma aislada, sino que se conectarán entre ellos y con la propia carretera. Intercambiarán datos sobre el estado del tráfico, accidentes, meteorología…

La movilidad urbana que está por venir también pasará por el Machine Learning. ¿Qué es? Una disciplina del campo de la Inteligencia Artificial que, a través de algoritmos, permite a los ordenadores realizar tareas de forma autónoma, sin necesidad de ser programados. Según el informe Automotive 2025: industry without borders de IBM, en 2025 ya veremos coches inteligentes en las carreteras.

Y por si todo esto no fuera suficiente, el 5G está a punto de llegar a nuestras vidas…

El cambio en el paradigma de la movilidad es un hecho, estamos siendo testigos de la transición hacia una movilidad más sostenible, eficaz e inteligente.

Fuente: Iberdrola, IBM, Ferrovial, Instituto Europeo de Innovación Tecnológica

Pin It on Pinterest