La Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) apuesta en firme por el vehículo eléctrico como forma de paliar los problemas generados por la contaminación en la ciudad. Para impulsar su uso, ha lanzado la ‘Guía para la movilidad eléctrica de las entidades locales’, en la que, junto a Red Eléctrica y el IDEA, analiza el sector y da recomendaciones para su desarrollo.

Dentro de esa guía, la FEMP desgrana las fortalezas de este tipo de movilidad frente a otras clásicas y destaca seis virtudes:

  • 1. Reducción de emisiones
    Según apuntan, con el mix de generación eléctrica actual, en el que la generación renovable es aproximadamente el 40% del total, el vehículo eléctrico supone una reducción de más del 65% de las emisiones de gases efecto invernadero respecto a los vehículos considerados convencionales. Así, se pasaría de los 114,4 gCO2/km de un vehículo convencional matriculado en 2016 a los 36,1 gCO2/km para un vehículo eléctrico.
  • 2. Mayor eficacia energética
    La eficiencia energética del vehículo eléctrico es tres veces superior a la del vehículo convencional. En términos de energía utilizada (energía convertida en movimiento) sobre energía repostada (energía en el combustible o tomada de la red), la eficiencia del eléctrico es del 60%, frente al 20% de un vehículo convencional.
  • 3. Mejora la calidad del aire en la ciudad
    En este punto radica el porqué de la apuesta de la Federación presidida por el alcalde de Vigo, Abel Caballero. Con el vehículo eléctrico se eliminan completamente las emisiones de gases con efectos nocivos para la salud de las personas en la ciudad. Según datos usados para la redacción de esta guía y que provienen de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA), se estima que en 2014 se produjeron hasta medio millón de muertes prematuras en los países europeos por la mala calidad del aire.
  • 4. Reducción del ruido
    Otro de los grandes retos de la ciudad, reducir el ruido en sus calles para lograr que sean más habitables, encuentra en el vehículo eléctrico un aliado. Éste reduce la contaminación acústica que es generada en un 80% por el tráfico. Según la guía, a velocidades bajas (50 km/h o menos), los eléctricos suponen una mayor reducción de la contaminación acústica.
  • 5. Ahorro en combustible
    El bolsillo siempre cuenta, y si suponemos que la recarga es doméstica, el coste de combustible para un vehículo eléctrico es de aproximadamente 2 € por cada 100km frente a los cerca de 8 € por cada 100km para uno de combustión. En este sentido, el coste de mantenimiento de un vehículo eléctrico es menor que el de uno convencional ya que no dispone de elementos como aceites, filtros o correas.
  • 6. Mayor fiabilidad
    Gracias a ese menor número de componentes móviles que se ven sometidos a desgaste, la fiabilidad de los vehículos eléctricos se estima mayor que la de los vehículos convencionales.

Otras ventajas del vehículo eléctrico

A estas fortalezas, desde la FEMP suman las ayudas a la compra de este tipo de vehículo, que no tienen que pagar impuesto de matriculación, que por norma evitan las restricciones de tráfico en ciudades como Madrid, que pueden circular por el carril Bus-VAO o que la ITV es más barata.

 

Pin It on Pinterest