Empleados resilientes, empresas resilientes

Si una cosa tenemos clara es que lo que estamos haciendo ahora no es teletrabajar. Esta forma de trabajar que se nos ha impuesto (dadas las circunstancias) podría definirse como la solución que ha salvado la actividad de muchas empresas ante una situación que nos ha pillado a todos por sorpresa. Pero no es teletrabajar.

Teletrabajar es contar con una política de actuación, unas herramientas y unos canales de comunicación que han sido establecidos previamente. Teletrabajar es tener un espacio propio para desarrollar la actividad laboral que cumple una serie de requisitos que garantizan el bienestar del empleado. Teletrabajar es sostenibilidad, es ahorro, es seguridad laboral, es mejor aprovechamiento del tiempo y es conciliación familiar.

Por eso, aunque la situación no es la mejor (ni mucho menos), ahora es cuando debemos dar nuestra mejor versión.

Desde Empresas por la Movilidad Sostenible ya os contamos cuáles eran algunas de las ventajas del teletrabajo. Ahora, queremos daros a vosotros, teletrabajadores obligados, un empujón para que saquéis partido a esta herramienta que, recordemos, en condiciones óptimas es buena para todos.

 

La filosofía «REPEAT»

  • Reacciona: la situación es la que es. En tus manos está aceptarla y trabajar para salir reforzado de ella.
  • Emprende: no esperes a que te digan lo que tienes que hacer. Sé proactivo y creativo. Aporta valor y soluciones a la empresa.
  • Prioriza: organízate e identifica aquellas tareas que son prioritarias. Solo así aprenderás a gestionar el tiempo.
  • Evalúa: para a pensar cómo y por qué estás haciendo las cosas. Siempre se puede mejorar.
  • Actúa: si ya has identificado tus puntos débiles y sabes en qué puedes progresar… ¡Hazlo!
  • Teletrabaja y disfruta haciéndolo.

filosofía repeat teletrabajo

Recuerda: reacciona, emprende, prioriza, evalúa, actúa y… ¡teletrabaja!

 

Seguir una rutina, crearnos un espacio de trabajo propio (siempre que sea posible), cumplir con el horario establecido (incluidos los descansos) o mantener el contacto con los compañeros, son algunas recomendaciones para llevar mejor el confinamiento. Es fundamental seguir unas pautas para mantenernos al pie del cañón.

Y es que debemos evitar caer en la frustración por notar que no rendimos tanto como antes. Si en la oficina ya había días buenos y otros regulares, ¿cómo no vamos a tenerlos ahora? Sin embargo, en nuestras manos está ofrecer nuestra mejor versión. Las condiciones no son las mejores, pero, como dijo Séneca, la adversidad vuelve sabio al hombre.

No podemos rendirnos. Estamos viendo cómo el teletrabajo ha sido una herramienta valiosa ante esta situación de emergencia para muchas empresas. Teniendo esto en cuenta, imaginemos cómo de útil puede ser en una situación de normalidad. Por ello, este teletrabajo impuesto lejos de convertirse en un problema, debe ser una oportunidad para impulsar un teletrabajo regulado al volver a la oficina. Para que aquellos que dudaban, apuesten por él.

Ante las grandes adversidades, solo resisten los más fuertes. Los más flexibles y capaces de adaptarse al cambio. De empleados resilientes surgirán empresas resilientes.

[Descarga aquí la imagen personalizable]

Pin It on Pinterest